jueves, 31 de diciembre de 2015

41. YÉCORA. 31k, 350+




Primera salida del otoño 2015 con equipación invernal. Sol en Logroño, niebla en Yécora.


Sorpresa desagradable al inicio del recorrido que hago igual que BTT10: el camino que pasaba por detrás del Monte Corvo ha desaparecido, es decir, se lo ha tragado una finca. Como estaba recién arada o sembrada, la crucé toda ella con la bici en la mano, pero en el futuro habrá que ir por otro lado.



El camino de Valvarrininga es una verdadera preciosidad y hasta el final del mismo no se hace nada duro. Es curioso pero hice la misma foto desde el mismo punto que en BTT10. Este es el perfil del recorrido:


La subida a Yécora está asfaltada por lo que siempre se hace más llevadera. A pesar de lo empinada que parece en el perfil no tuve que poner el molinillo. El descenso hasta el k 15,8 se hace por un lomo que tiene que tener unas vistas magníficas. El problema es que en esa zona aún había niebla y lo único que vi es que a medida que bajaba empezaba a salir el sol, que ya era bastante. En el k 15,8 hay una especie de collado con las ruinas de un corral. Un lugar muy bonito.

Poco antes del 18, el camino asfaltado tira hacia la izquierda para bajar a Oyón. Cogí un camino bastante malo que sigue recto y que sube a una pequeña estanca. El último tramo es muy pendiente y estaba con un piso impracticable por lo que lo hice a pie. En el descenso de la estanca el camino es todo graba y patina la bici. En el 19,5 otra vez el asfalto conduce hacia Oyón. Justo en una caseta giro casi 180 grados a la derecha para volver a girar en el 20,5 noventa grados a la izquierda y coger el arroyo de Majadahonda. Tras cruzar la carretera de Oyón a Laguardia, el camino deja de estar asfaltado y tras acabar junto a unas bodegas, giro noventa grados a la izquierda (km 23,9) para acabar por un camino corto, casi en desuso, en el camino viejo de Oyón (24,6). Acabo cruzando Logroño para llevar la bici a lavar y completar los 31 kms que marca el gps.





lunes, 28 de septiembre de 2015

40. RECAJO. 26k





Explorando a ver cómo ha quedado el camino de las huertas de Iregua a Recajo después de las obras del enlace con la autovía de Pamplona. Muy bien. Demasiado bien. Todo asfaltado. El problema se produce al llegar a Recajo: vas directo a la Zona Militar donde te asustan con carteles intimidatorios.


Cruzo las vías con la bici al hombro por el antiguo paso a la base militar, cruzo la carretera nacional en el tramo lento de Recajo e inicio el feo trabajoso retorno por entre la autopista y la carretera. Para empezar, en el mismo Recajo están en obras para lo que parece ser una nueva salida de la autopista, así que tengo que volver un poco por la carretera. Luego vienen las dificultades del paso por las bodegas y viñedos de Marqués de Murrieta e Igay que no está claro sin son caminos públicos o privados. En Marqués de Murrieta me salen unos perros, pero la dueña de los mismos me deja ir hasta Igay diciendo que ya me las veré con el guarda. Allí en Igay me corta el paso con el coche, casi con violencia, un segurata que dice que ese camino es privado. No había ningún cartel que lo dijera. Al final me deja pasar y llego al polígono de la Portalada, terreno nada bonito para ciclar. Pasar por La Estrella y el camino de los Maristas para llegar a las Gaunas a lavar la bici tampoco es un paseo muy recomendable. En definitiva, que puestos a recomendar una ruta, mejor volver por el mismo camino de las Huertas de Varea. Ya da pena.


(lo mejor del vídeo del suunto es que te muestra todas las veces que has hecho una paradilla para mirar el mapa, hacer una foto, hablar con la de los perros o con el guarda.../ para verlo con calma, mejor  poner la velocidad en la ruedita de ajustes a 0,25 o 0,5 de la normal/ muy bonito también el sol poniéndose a eso de las 8 por el horizonte pero... muy molesto llevarlo de frente todo el rato cuando regresas a Logroño). 


lunes, 7 de septiembre de 2015

39. DE ANGUCIANA A VILLALOBAR, 25,5 k 150+



El equipo de los jubis fichó para esta etapa a una ciclista alemana (casco azul) y posamos antes de salir en el "aeropuerto" de Anguciana.


25,67 kms de recorrido y 150+ subiendo por la margen izquierda del Oja, bajando por el lado derecho y pasando por seis pueblos: Anguciana, Cihuri, Casalarreina, Baños de Rioja, Villalobar, Castañares, Casalarreina y Anguciana. Todo por caminos excepto el tramo Castañares-Casalarreina, por la vieja carretera. Aquí el track con todos los datos para no perderse.

De Cihuri a Casalarreina quería estrenar el nuevo camino junto al río porque Mercedes me había enviado una foto muy bonita hecha hacía unas semanas:


Buen camino para los días calurosos y soleados, aunque el 2 de septiembre del 2015 nos salió un día encapotado que estuvo mucho mejor para los abiertos y secos caminos entre Casalarreina y Baños de Rioja:


De Baños a Villalobar el camino discurre por entre acequias de riego hasta que decide subir al ribazo Oeste en un par de cuestas cercanas ya a nuestro destino (no hice foto). Sí que hice llegando a Castañares donde echamos nuestro tradicional almuercito.


La llegada a Anguciana por el Soto siempre es un punto bonito, así que ahí van dos fotos más:



Pena que la alemana se haya tenido que volver a las tierras del norte porque el equipo ya iba tomando formas de pelotón.

Total tiempo pedaleando: 2 horas y 10 minutos.

miércoles, 12 de agosto de 2015

38. DE CENICERO A FUENMAYOR. 28k, 190+



Cuarta salida con el club de los jubis haciendo yo de guía y aprovechando mi conocimiento de la zona (v. mis recientes salidas de junio 2015), con un bonito inicio o aperitivo dando una vuelta a la vieja huerta de Cenicero (y digo vieja porque la mitad está ya plantada de viña, ayyy!!!).

Primer consejo: Justo al empezar y pasar por debajo de las vías del tren, coger el camino del viejo regadío, es decir, el primero que sale a la izquierda. Nosotros cogimos el segundo que... acaba en una viña. Lo arreglamos porque si retrocedes un poco puedes subir al camino de arriba. Pero mejor haber tomado el de arriba desde el principio.


El momento más bonito de este paseo está pasado el km 4 cuando el camino va pegadito al Ebro. Vi con alegría que han hecho un embarcadero y que hasta alquilan barquichuelas a pedales. Animo y a ver si ponen también de remos.


Otro momento muy fotogénico es cuando coges un poco de altura sobre el Ebro y se ve la curva con la explanada de Buicio al fondo (km 9,5). Paramos y dimos vuelta a las bicis para posar.

Una vez en Buicio y a la vista de la cuesta que sube a Fuenmayor les pregunté a mis colegas si se animaban a subirla y como Merche, que en esto de las cuestas es la que más flojea, dijo todo ilusionada que sí, hasta Fuenmayor llegamos, y... en el Bar Las Parras un buen almuerzo nos tomamos. Por cierto, excelente música heavy hispana tenía el dueño para alegrarnos la mañana (por si no era ya suficientemente alegre).


Tras el almuerzo dimos una pequeña vuelta por Fuenmayor para enseñarle a Mercedes la casa donde vivieron nuestros abuelos paternos y donde nacieron la tía María y los tíos Pablo y Antonio. Foto:


En el regreso fuimos a echar un vistazo (km 19) a la central eléctrica que se ve desde el tren, pero el lugar no tiene nada especial. Lo que sí estuvo genial en el regreso a Cenicero es que 1) fuimos con viento de popa (solanazo) y 2) como llevábamos tiempo y tiempo esperando que pasara un tren por la vía que va todo el rato al lado del camino, al final hubo suerte y ¡ffiiiiii! pasó uno a toda velocidad. Casi no me da tiempo a frenar y sacar la cámara.


Poco antes de llegar a Cenicero descubrimos unas zarzas de moras estupendísimas. Parece que este año vienen bastante adelantadas.


En mi anterior recorrido por este camino decía que la llegada a la estación de tren de Cenicero es otro momento bonito porque parece que las vías se abren para ti. Entonces no hice foto pero esta vez no fallé:


Las últimas dos fotos de este reportaje nos las hizo Merche mientras cargábamos las bicis. Cada cual en su coche y a su manera.



Como dice el track, 28,2  kilometritos y 190+ acumulados en 2 horas y cuarto. Otro éxito!!! Ah! y falta lo mejor: que Teresilla nos animó dos veces desde Alemania a través del Endomondo (a las 10:04 y a las 10:41):

Don't give up! Come on everybody! Cheers from Germany! 

No pain, no gain! Come on, you can do it!

lunes, 10 de agosto de 2015

37. DE URUÑUELA A LA DESEMBOCADURA DEL NAJERILLA



Nueva salida bicicaminera con mi equipo de recién jubilados: desde Uruñuela siguiendo e cerca al Najerilla hasta su desembocadura para volver por los caminos entre viñedos un poco más al Este. 22,3 kms en poco más de dos horas. Había llovido y regado y nos topamos con más de un charco y barro, así que hubo que emplearse a fondo en la limpieza de la bici al acabar el paseo. Aquí el track (cuenta más tiempo porque se me olvidó apagar el endomondo al acabar).


Poco antes del km 3 nos vimos sorprendidos por tener que bajar el ribazo hacia el Najerilla (que luego hay que subir...). Antes del km 5 preferí tirar por el camino de dentro porque el del borde del ribazo podía estar medio labrado, pero creo que podríamos haber ido por él.

Justo pasar el 6 cruzamos la autopista e hice la primera foto. La equipación de Jose hace juego con la barandilla. Como tenemos que hacernos una camiseta de equipo, puede que sea éste el color adecuado para cruzar autopistas por encima.


El paso de la carretera (km 8) lo hicimos saltando por encima de la bionda para no tener que ir por el peligroso arcén hasta donde enchufa el camino por la vieja carretera. Pero justo donde empieza el camino, enorme charco que intenté cruzar pedaleando hasta que... se atascó la bici en el barrizal y ahhh, pie al agua. Viendo mis apuros, mis compis pasaron por un senderito abierto en el ribazo y se mosquearon un poco con la ruta que les había preparado... ¡esto es bicicross no paseos BTT!


Unos metros más adelante me equivoqué un poco para ir hasta el puente de la carretera en Torremontalbo.


El importante era el siguiente: el del famoso accidente de tren de 1903 que causó 44 muertos y más de ochenta heridos. Ver wikipedia para más detalle.


Allí está. Justo en el km 10. Nos bajamos de la bici y recordamos la catástrofe ferroviaria. No hay ninguna placa o cartel conmemorativo (al menos yo no lo vi). Obviamente, el puente no es el mismo de la tragedia.


 A partir del km 11 nos desviamos a la izquierda por un camino primero, sendero después, para acercarnos lo más posible a la desembocadura del Najerilla. Al final dejamos las bicis y andamos un poco pero la maleza nos impide llegar hasta la intersección misma entre ambos ríos. Un poco más abajo Merche y yo conseguimos al menos acercarnos a la orilla del Ebro y hacernos sendas fotos, la de la presentación y esta:


Precioso lugar para kayakear, pienso yo.


En el regreso echamos pie a tierra en el primer ribazo que llega a una caseta muy maja. Se podía haber dado un poco más de vuelta y subir pedaleando pero para otra vez. Para esta retorno hay muchos caminos y variantes. Nosotros elegimos sesear lo más posible para que fuera más entretenido.

Realizada entre las 11 y la 1 del 5 de agosto del 2015 con sol, 30 graditos al final y viento solano de costado bastante considerable.

jueves, 2 de julio de 2015

36. PANTANO DE URIBARRI GAMBOA. VITORIA. 43 K 100+



1 de julio 2015. Primer día de vacaciones, primera gran salida BTT con la bici en la baca hasta Vitoria para dar una vuelta por el pantano de Uribarri Gamboa con mis compas jubis de la "vía pierde". Calorazo y solano. 24 grados a las 9 de la mañana y 35 a mediodía (!!!). Aquí el track y su mapa extendido:


Muchas fotos (llevé la cámara peque en el bolsillo de atrás) y comentarios:


Estupendo "carril bici" por la antigua vía del tren vasco navarro que salía de Vitoria en dirección Norte-Noreste


Cruzamos varias carreteras y autovías y el tráfico de ciclistas se anima.


En el km 7,5 hay dos opciones: o ir recto por la vieja vía del tren sin asfaltar que lleva hasta Landa, o girar a la derecha para ir por Amarita hasta la presa del pantano. Mis guías eligieron la segunda para llegar antes al agua.


Es una pequeña carretera sin nada de tráfico. Al fondo la iglesia de Amarita.


Km 10: tras subir el pequeño repechón de la presa, llegada al pantano. A partir de ahí todo será ya ir bordeándolo.


Barquitas y zonas de baño en Urribarri - Ganboa, km 13,5


En las curvas cerradas a la izquierda hay que tener cuidado con los posibles campeones que puedan venir de frente a toda pastilla.


Primeras zonas umbrías que se agradecen el doble en un día como este.


Km 20: almuerzo en un bar de Landa junto a la carretera.


En las zonas umbrías el sendero aparece muchas veces elevado en forma de pasarelas de madera con un malla metálica encima para mejorar la adherencia en caso de humedad. Cantidad de pasta que se ha gastado la diputación de Alava en construirlos (!). 


El sendero empieza a culebrear y culebrear, y en una de estas "culibrillas", mi cuñado derrapó y se fue al suelo... ayyyyy. Por suerte cayó bien y solo se magullo un poco el brazo derecho. 


Km 33: vertiginosa pasarela sobre el agua de unos 500 mts que lleva a Azúa. Si te cruzas con otro hay que parar y agarrarse a la barandilla. 


La guía tenía ganas de bici y hasta pensó en regresar a Vitoria sobre dos ruedas, pero al final cambió de plan y pensó que dando la vuelta por Azúa la ruta hasta las playas de Garaio se alargaba  suficiente; además el calor empezaba a apretar. 


Preciosa silueta a contraluz de las ruinas cubiertas de hiedra de la iglesia de Azúa.


Vallas y pabellones agrícolas la afean bastante por la parte del porche de acceso. 


En toda esta parte del recorrido no hay ni una sombra y también hay que cruzar alguna valla donde hay caminos y sendas que invitan al despiste. 


Poco antes de llegar a Garaio había un pequeño sendero junto al pantano pero los indicadores kilométricos iban por el camino que lleva hasta la entrada general de coches. No queda muy elegante entrar todos juntos, la verdad, pero cuando menos nosotros lo celebramos junto al cartel.


Aunque para celebración la de unas cervezas en la sombra, quitarse el maillot, ponerse el bañador y darse un chapuzón. Qué gozada de mañana. 


Hay sendero para dar la vuelta por completo, pero entre Nanclares de Gamboa y la presa hay alguna cuesta buena. En otra ocasión. Antes de que llegara yo a Vitoria mis compas habían ido con dos coches a Garaio para dejar allí la furgo con la que podríamos regresar las tres bicis al punto de salida. Eso también es buena organización. 

En esta ruta de wikiloc dan para la vuelta al pantano exactamente la misma distancia que la hicimos nosotros saliendo desde Vitoria: 43,5 kms. También dan buenos consejos sobre las duras rampas y la forma de afrontarlas. Mejor salir desde Garaio hacerlo en el sentido de las agujas del reloj y así  la parte dura será al principio. Lo malo entonces es que las culebrillas del último tramo de la ribera norte se pueden hacer también algo pesadas.